"En el fondo soy una buena chica. Pero también puedo ser una bruja. Soy una persona muy perfeccionista y tengo que soportar mucha presión. A veces, cuando quieres conseguir algo no tienes más remedio que ser una auténtica bruja". (Madonna)

Casa de locos…

Siempre he soñado con vivir en un cuadro.  Uno de esos paisajes que nos muestran una alfombra de nieve franqueada por arboles secos y desnudos que se agitan al ritmo que marca una tormenta invernal.

Se me antoja fría y solitaria pero al mismo tiempo acogedora, pienso que fácilmente podría fundirme en el sin resaltar, perdida entre sus grises y matices térreos.

Podría moverme al ritmo de la ventisca con los ojos cerrados y los brazos alrededor de mi pecho, mientras el pelo húmedo se me pega a la cara.

Y si el frio fuera intolerable, entraría a mi cabaña enclavada en la falda de una montaña en el que jubiloso, me esperaría una chimenea encendida y cuyas llamas me saludarían en medio de su constante crepitar.

invierno

La cruda realidad es que vivo en un Kandinsky.   Todo confusión y efervescencia, rodeada de colores brillantes y figuras abstractas, rodeada del caos y del todo, perdida en la nada.

Vivo en un  cuadro donde tienes que ver muy detenidamente para encontrarme, donde tienes que abrir tus sentidos para entenderme, donde todos tienen razón, pero al mismo tiempo todos están tan equivocados.

Vivo en un cuadro donde no importa quien soy ni como me veo, por que estoy escondida entre sus líneas, por que lo que me rodea es más agobiante, más prioritario más impresionante.

Y sin embargo, por extraño que pareciera encajo perfecto, sin mi el Kandinsky no sería Kandinsky, mi vida no sería mía fuera de aquí.  Por que soy toda caos e inequilibrio.

Vivo plena y hago lo que puedo en un mundo parecido a un Kandinsky.

 

kandinsky

3 comentarios:

Lady Mara Grandchester dijo...

Solo una cosa... me encantó.

Anabell dijo...

Muy interesante y además bello.

Te felicito.

Besos.

Anabel, la lunática dijo...

Abstracto como un buen Kandinsky.