"En el fondo soy una buena chica. Pero también puedo ser una bruja. Soy una persona muy perfeccionista y tengo que soportar mucha presión. A veces, cuando quieres conseguir algo no tienes más remedio que ser una auténtica bruja". (Madonna)

EL SEXO SENTIDO: LO QUE ELLAS QUIEREN.

“Entre las muchas cosas que un hombre no puede permitirse hay una que se destaca especialmente: dejar insatisfecha a una mujer en la cama”.- Sergio Sinay.

Tomando un café con mis amigas, que al igual que los hombres siempre hablamos de sexo cuando nos reunimos, todas manifestamos una serie de quejas respecto a la hora de la verdad en la intimidad. Y hay que decirlo sin rodeos: son muy pocos los hombres que salen bien librados en la sesión de sexo, y lo peor no es porque lo tengan grande, pequeño o mediano, un punto que tanto suele preocuparles, o porque sean eficientes maquinitas que siempre están dispuestas, listas, en su punto. No. Hay sutilezas vitales que poco o nada tienen que ver con el buen desempeño físico y que son claves a la hora de juzgar que hombre entra a la categoría de buen amante, y desde el punto de vista femenino son:

1.-Todo entra por los ojos y la nariz:
Ustedes, como nosotras, entran por los ojos. Y en ese primer juicio la vanidad masculina es fundamental. Un hombre que no cuide su apariencia, que tenga los zapatos sucios (¡no se imaginan cuanto nos fijamos en los zapatos!), que use tangas de colores (¡horror!) son los que definitivamente son un cero a la izquierda; en cambio, aquel que huela bien, se afeite, tenga gusto al vestir combinando los colores de manera decente, use boxers (se admiten calzoncillos Jockey blancos), ande con las uñas limpias y cuidadas, empieza la seducción con el pie derecho. Y otro punto importante: Deben de oler bien, eso de aguantar a los hombres "en su jugo" es de lo más horrible y poco sensual, ya que el olfato es uno de los sentidos sexuales por excelencia.

2.- Bésame, bésame mucho:
Por favor, demórense todo lo que quieran besándonos. Extrañamos esos besos de adolescencia frente a la puerta de la casa. Extrañamos los vidrios empañados por tanto besar. Extrañamos los besos en el cuello, en la boca, en las orejas. El que sabe besar mientras bailamos (sin que besar sea sinónimo de tocar por todas partes) llegará rápido a la meta.

3.- Mas de 15 minutos por favor:
Los hombres tipo taladro, frenéticos y animalescos, que demoran los quince minutos que puede tomarles llegar a un orgasmo (hemos cronometrado, si señores), suelen ser catalogados de torpes, egoístas y babosos. Háganse desear. ¡No lo den todo tan rápido! Que veamos estrellas antes del taladro por favor, porque eso logrará que cuando te lo pidamos, sucedan cosas grandiosas.


4.- Variedad:
La posición del misionero es romántica, pero es necesario que sepan que para nosotras suele ser interesante, por eso de los estímulos entre los pliegues femeninos, el estar encima de ustedes. Y no juzguen el hecho de que nosotras tomemos la iniciativa pidiéndoles otras posiciones que nos hagan disfrutar, ya que ustedes tienen la suerte de llegar al orgasmo eyaculando como sea, en cambio nosotras no.

5.- Cero preguntas:
¿Celos añejos? Vaya uno a saber, pero el hombre que en pleno acto sexual pregunta "¿donde aprendiste?" "¿Quien te enseñó?" "¿Cuantos componen tu lista?", enfría hasta el metal más candente matándolo todo. El pasado es pasado. Nada de indagar sobre el como aprendimos o no tal o cual cosa en el sexo. Recuerda que si somos buenas en la cama, sé agradecido, cierra la boca y disfruta la experiencia y si no lo somos, te toca guiarnos para que ambos tengamos satisfacción mutua.

6.- Elimina el complejo de panadero:
Amasar no es lo mismo que acariciar. No sean tan rápidos y genitalistas con las manos. Utilícenlas para una caricia en los labios, en el cuello, en la mejilla, en el pelo, en la espalda, en las piernas y hasta en los pies, porque después de ese recorrido cuando lleguen a nuestra intimidad nosotras estamos más que excitadas, ya que por si no lo sabian, el órgano sexual más grande del cuerpo no es el que piensan, sino LA PIEL.

7.- Déjame actuar como una diosa:
Si usamos lencería sexy, no lo arranquen a la primera de cambio. Disfrútenlo. Si encendemos unas velas aromáticas, compramos vino, preparamos un baño de espuma y los recibimos semidesnudas, sean lentos con el romanticismo, porque lo mejor esta por venir después de hacerte sentir deseado y que tú nos desees con la misma intensidad.


8.- Háblame y/o susúrrame al oído:
Todas las mujeres coincidimos en que el clítoris está en los oídos. Escuchar que les gustamos, que somos bellas, que están excitados, que les fascinamos, que nos desean (como nos gusta que nos digan que nos desean!) son algo que definitivamente nos excita preparándonos para el orgasmo. Lo que lleva a decirles que queda terminantemente prohibido el volverse mandones: "Hazme esto, házlo así, quiero esto, ponte asi, apúrate, etc.". Hombres por favor, recuerden que hay que saber dirigir a tu amante respecto a lo que deseas de manera sensual, no ordenarle como si fuera tu chacha.

9.- ¿Dos seguidos en menos de 30 minutos? no necesariamente:
Calidad en vez de cantidad. Una vez que acabamos una charla, unos besitos, unas caricias. El que vuelve y ataca como león en celo sólo para impresionarnos ¡uf! a veces es pesadilla. Las caricias y los piropos son suficientes después del primer round... y el segundo será mejor con la debida motivación.

10.- Adiós ronquidos:
Por buen amante que sea, el hombre que acaba y se duerme de inmediato es un perfecto idiota. Así que a mantenerse despiertos una media horita por lo menos. Sabemos que por razones físiológicas les resulta difícil, pero al menos tengan esa atención por el momento compartido.

11.- Porn Stars VS. Mujeres Reales:
Sobre todo a la hora de eyacular, no importa lo que hayan visto en las películas pornos, lo más normal es NO EYACULAR en la cara de la chica ni pegarle en la cara con el miembro y tampoco nos importa los aditamentos nutritivos del semen: no, no nos lo tragaremos si no queremos y ese punto no es negociable.

12.- Paciencia a la hora del sexo oral:
Señores, este tema definitivamente es uno de los más importantes, si su amante en turno tiene cierto nerviosismo para practicarles el sexo oral, sean comprensivos, Roma no se hizo en un día. Pegarle de gritos a la chica diciendole "que ya lo arruinó" porque se detuvo para quitarse un vello púbico de entre los dientes no es nada sexy y aqui debo de mencionarles algo muy importante: recuerden que no deben de empujar con fuerza contra la boca femenina ni deben usar las orejas de agarraderas, debido a que la garganta igual tiene un limite ¿acaso quieren que les vomiten el pene?

13.- La puerta trasera ¿Sí o no?:
Este igual es algo muy delicado, es de todos conocido que el sexo anal es un punto álgido a la hora de los retozos en el colchón, sobre todo si no se tiene en debido cuidado, ya que si la mujer no esta convencida de hacerlo ni debidamente lubricada, no sentirá nada de placer, solo incomodidad y mucho dolor, lo que en consecuencia traería que ella se sienta usada y su compañero frustrado, lo que conlleva a que deba ser decisión de DOS. Al igual que el sexo oral en este departamento hay que tener mucha paciencia y saber guiar a la pareja a la satisfación MUTUA.

14.- Evita comentarios idiotas.
Desafortunadamente, durante una sesión de sexo, ustedes saben que no todo sale como lo ponen en las películas románticas y/o pornográficas. Por ejemplo, un flato vaginal para nosotras es el equivalente a una eyaculación precoz en ustedes, es algo que en ocasiones está fuera de nuestro control. La sensación de vergüenza en nosotras es tan grande se enfría todo. Una cosa es que trates de restarle importancia con algo de humor para que continuáramos lo que habiamos empezado y otra muy distinta que te burles de mi como si fuera uno de tus amigos en el bar.

15.- La fatídica cuenta regresiva de los 28 días.
Eviten la insensibilidad de exigir lo que vulgarmente se llama "la semana de las mamadas" cuando estamos en nuestro período, ya que las mujeres somos inestables emocionalmente en esos días: nos sentimos hinchadas, cansadas, deprimidas y poco atractivas lo que conlleva a la falta de apetito sexual. Es verdad que eso no es culpa de ustedes, pero que más podemos hacer así que reclámenle a la naturaleza.

Asi que ya lo saben representantes del género masculino, a aplicarse se ha dicho, pueden obtener TODO lo que deseen de una mujer en el sexo, solamente tienen que dar a cambio lo que piden, a eso se llama seducir ¿no creen?.

¡Saludos desde el Caldero!

5 comentarios:

armandorelajo_081 dijo...

chido, su articulo deveria difundirce entre mas personas, busquen promociòn, muchas mujeres se lo agradeseran.

Vale Sensei dijo...

CLAP, CLAP, CLAP!!


BRAVOOOO!

Deberiamos difundir este escrito por todos lados, de modo que muchos hombres no cometan las animaladas que comunmente hacen.

Saludos!

Wanna_Gabriela dijo...

Jajajajajaja me tuvo muerta de risa

Te quedó de lujo Marita, claro, conciso, con humor, muy bueno.

Javier dijo...

MIs felicitaciones, el texto esta excelente... Me he muerto de la risa imaginandome que existe algun tipo de varon que incurra en todo lo que mencionas.
Realmente me gusto mucho todo el articulo, en especial por el buen humor que le anhades en el momento preciso.

Saludos desde Japon.

Belem dijo...

Exelente artículo!!
en verdad que si deberia difundirse...

saludos